Inicio

 

Vacunas Laboratorio Atención Médica
 

Higiene & Seguridad Alimentaria y Ambiental

Clinical Trial Division
Medicina del Viajero
División Empresas
 

Conózcanos

Servicios

Información para viajeros

Recordatorios para viajeros

Enfermedades frecuentes                 en viajeros

Centros y Horarios

Sitios de interés

Contáctenos
     
 





 
     
Dengue
 
Actualmente es una de las enfermedades transmitidas por mosquito más prevalente en el mundo, afectando por lo menos 128 países.

El dengue es un problema creciente para la Salud Pública mundial, debido a varios factores:

    /    El cambio climático.

    /   
El aumento de la población mundial en áreas urbanas de ocurrencia rápida y
         desorganizada.

    /   
La insuficiente provisión de agua potable que obliga a su almacenamiento en
         recipientes caseros habitualmente descubiertos.

    /   
La inadecuada recolección de residuos.

    /   
La gran producción de recipientes descartables que sirven como criaderos de
         mosquitos, al igual que los neumáticos desechados.

    /   
El aumento de viajes y migraciones y las fallas en el control de los mosquitos o
         vectores.
 
En nuestro continente, el principal mosquito transmisor es el Aedes aegypti, que está presente en gran parte de los países. Solo Canadá y Chile continental están libres de dengue y del mosquito.

Este mosquito tiene hábitos domiciliarios, por lo que la transmisión es principalmente doméstica, ya que se desarrolla en envases caseros que pueden almacenar agua.

Existen cuatro variantes del virus del dengue denominadas serotipos 1, 2, 3 y 4.

La inmunidad es específica para cada serotipo, por lo que una infección con un serotipo determinado confiere protección permanente contra el mismo y una persona podría padecer dengue hasta cuatro veces a lo largo de su vida (una por cada serotipo).
 

¿Cuáles son sus síntomas?

La infección por dengue puede ser clínicamente inaparente (asintomática) o puede causar una enfermedad de variada intensidad. Las infecciones sintomáticas pueden ir desde formas leves de la enfermedad, que solo se manifiestan con un cuadro febril agudo de duración limitada (2 a 7 días), a otros cuya fiebre se asocia a intenso malestar general, cefalea, dolor detrás de los ojos, dolor muscular y dolores articulares a veces asociado con una erupción en piel.
 

Dengue grave

Algunos casos de dengue pueden evolucionar a formas graves, en las que hay manifestaciones hemorrágicas y pérdida de plasma de la sangre que pueden llevar a un cuadro de shock y muerte.

Los casos de dengue grave son más frecuentes en personas que ya padecieron dengue por un serotipo (infección primaria) y se infectan nuevamente (infección secundaria) con un serotipo diferente al que le ocasionó el primer episodio. Pero no implica necesariamente que toda infección secundaria conduzca a dengue grave. No obstante, también la infección primaria puede asociarse a dengue grave.

Finalmente, existen otras formas de presentación de dengue menos frecuentes, que se caracterizan por la alteración y el daño especialmente intenso de órganos, pudiendo afectar el cerebro, corazón, hígado y riñones.

El dengue es una enfermedad muy dinámica, en la que en pocas horas un paciente puede pasar de un cuadro leve a un cuadro grave. Al inicio de la fiebre, no es posible predecir si el paciente tendrá síntomas leves todo el tiempo o si evolucionará a una forma grave de la enfermedad, con riesgo de vida. El período durante el cual se produce el descenso de la fiebre y hasta 48 horas después, es el momento crítico de la enfermedad en el que los enfermos pueden presentar complicaciones y riesgo de vida. Si se produce el empeoramiento, es precedido por uno o más signos clínicos y de laboratorio conocidos como "signos de alarma".

Los signos de alarma que el paciente y su familia deben identificar en este período de la enfermedad y que requieren consultar con urgencia son:

    /    Dolor abdominal intenso y continuo.

    /   
Vómitos persistentes.

    /   
Sangrado de mucosas (encías, nariz, boca).

    /   
Cambio en el estado mental del paciente: irritabilidad o somnolencia.

ES FUNDAMENTAL Identificar los signos de alarma y consultar.
Permite internar al paciente para:

    /    Iniciar precozmente la reposición de líquidos por vía endovenosa y,

    /    Prevenir el shock, con la consecuente disminución de la mortalidad.

Es importante tener presente que, si bien inicialmente los cuadros de dengue pueden confundirse con una gripe, en el caso del dengue el paciente no presenta resfrío, no tiene catarro ni dolor de garganta.

Las personas que presentan síntomas compatibles con dengue no deben tomar antiinflamatorios como aspirina, ibuprofeno, diclofenac y dipirona, ya que pueden agravar el curso de la enfermedad.

El único antitérmico que se puede utilizar es paracetamol.
 

Situación en Argentina

La ocurrencia de casos de dengue en Argentina se restringe a los meses de mayor temperatura (noviembre a mayo), en estrecha relación con la ocurrencia de brotes en los países limítrofes. Durante el año 2009 se produjo el primer brote de dengue de gran magnitud, con casos autóctonos de la enfermedad en 11 jurisdicciones.

En la presente temporada, los brotes de dengue se anticiparon al período habitual de comienzo, afectando a un mayor número de localidades y provincias. Entre los factores que favorecieron esta situación se destacan:

    /    Un aumento del flujo de viajeros, fundamentalmente con motivo de la época
         vacacional de verano, que se dirigieron desde y hacia zonas con circulación viral en
         el país y en países limítrofes (en especial Brasil, Paraguay y Bolivia), favoreciendo
         una mayor circulación del virus en nuestro territorio.

    /    El aumento de la temperatura y las precipitaciones como consecuencia del fenómeno
         El Niño.

    /    Inundaciones producidas principalmente en las provincias del Litoral como
         consecuencia de dicho fenómeno.

En las primeras 22 primeras semanas del año se notificaron un total de 73.905 casos con sospecha de dengue, lo que supera en un 45,79% a los registrados en el año 2009 para el mismo período. De los casos notificados en 2016, 39.252 corresponden a casos confirmados o probables, autóctonos, distribuidos en 15 jurisdicciones del país. Hasta el momento se reportaron 11 pacientes fallecidos con dengue. En el momento actual se verifica una curva de descenso en la notificación de casos, y por la época del año y las bajas temperaturas se espera que esta tendencia continúe.
 
 

Áreas de transmisión sostenida en Argentina 2016

 

Situación Regional

Brasil es considerado un país con transmisión endémica de dengue a lo largo de todo su territorio, con predominio en las regiones noreste y sureste. La época de mayor transmisión de la enfermedad es entre los meses de enero y junio. Durante el año 2015 e inicio de 2016 los casos de dengue aumentaron más de 3 veces con respecto a 2014, notificándose más de 1.600.000 casos. En las primeras 16 semanas de 2016 se notificaron 1.054.127 casos de dengue con 340 casos de dengue grave y 190 fallecimientos.

En Paraguay se notificaron 172.324 casos sospechosos en las primeras 20 semanas de 2016.

En Uruguay se confirmó el primer caso autóctono de Dengue durante la semana 6 de 2016.

Medidas de control y prevención contra el mosquito Aedes:

El control del mosquito vector es una de las claves contra el dengue. Esto implica, en primer lugar, evitar su reproducción y, si está presente, las picaduras. Por lo tanto se recomienda:
 
/ Protegerse contra la picadura de mosquitos a través de la utilización correcta de repelentes para la piel en base a DEET y repetir su aplicación cada 3 horas (15% DEET) o 5 horas (25% DEET). Mantener estas medidas durante el día, especialmente al amanecer y al atardecer, que son los momentos de mayor actividad del mosquito. Los niños a partir de los 2 meses de edad pueden utilizar repelentes en base a DEET entre un 10% y hasta 30%.
 
/ Los repelentes en base a citronella son útiles pero brindan una protección poco duradera (menor de una hora).
 
/ Evitar el uso de perfumes y otros cosméticos perfumados sobre la piel.
 
/ Vestir ropa de color clara.
 
/ Ventilar las habitaciones con aire acondicionado o ventilador de techo.
 
/ Utilizar en el interior de las viviendas, especialmente lugares oscuros (debajo de las camas, baños, interior de placares, etc.) insecticidas en aerosol, termoevaporables o espirales.
 
/ Eliminar aquellos recipientes dentro y fuera de la vivienda que puedan acumular agua.

Fecha de última actualización: 22-6-2016
Política de privacidad
Copyright © 2014 Stamboulian |  Diseño Web SMEDIA